¡TUBBIES SALE! Hasta 30% OFF en toda la tienda

0

Tu carrito está vacío

enero 09, 2018 3 Tiempo de lectura

Hola a todos nuestros lectores, ¡ya vamos en la segunda semana del año! Pareciera que conforme te haces más viejo el tiempo se nos escapa de las manos. Mis hijas contaban los minutos para volver a la escuela, extrañaban a sus compañeros y yo creo que se aburrían de estar en casa; en cambio para mí estos primeros días se me han ido volando y no quiero ni pestañear pues siento que se escurren las horas, los días y los meses. Creo que aún no es demasiado tarde para transmitirle mis mejores deseos a todos los que nos leen constantemente. Les recordamos que la invitación está abierta a que nos escriban, no hace falta más que nos cuenten una historia y nos la envíen.

Hace algunas semanas les hice una nota sobre súperalimentos recomendables para los pequeños de la casa (y los no tan pequeños también). En aquella ocasión dio la casualidad de que todos iniciaban con la letra A; para complementar y tener más opciones nutritivas para darles a nuestros hijos, estuve investigando otras sugerencias, aunque ahora sí con todas las letras del alfabeto. Acá van, espero que les sean de utilidad:
  • Almendras. Con la letra a nos faltaron estas deliciosas frutas, ¡sí, las almendras son frutas pues provienen de un árbol! Son deliciosas al mezclarlas con otras comidas, pero también así, sueltas, a mis hijas les fascinan como tentempié de mediodía o media tarde. Tienen muchísimas grasas saludables que ayudan a que el metabolismo funcione adecuadamente. Además, alimentan a nuestro cerebro por todos los minerales que contienen. 
  • Brócoli. Estos pequeños arbolitos son una fuente excelente de vitaminas y minerales —como vitaminas A, C y E, zinc, calcio y potasio—, además su forma los hace súper divertidos. Algunas personas no son tan fanáticas de su sabor, pero se puede mezclar con otras cosas como unas gotitas de limón o crema y eso modifica un poco el sabor sin que se pierdan todos sus beneficios. Una buena idea con los niños es dárselos desde muy pequeños, a mis dos hijas desde que se los di en papillas les gustó mucho.
  • Chía. La chía son semillitas de una planta originaria de México y Centroamérica y se puede conseguir en casi todos los tianguis itinerantes o supermercados. Contienen muchísimo calcio (algunos dicen que cinco veces lo que tiene la leche), antioxidante, hierro y fibra, esta última particularmente importante para niños y adultos que sufren de estreñimiento. Son tan pequeñitas que se pueden agregar a un montón de cosas: en el agua de frutas, en los cereales, al arroz, a las ensaladas, ¡hasta a las papillas para los más bebés!
  • Lentejas. Son unas semillas leguminosas, por lo cual son familia de las habas y los frijoles. Están cargadísimas de vitaminas y minerales, son famosas por su alto contenido de hierro, un mineral básico en la sangre (la falta de hierro produce anemia). También son una fuente importante de fibra y de grasas saludables, ¡y sin incluir las grasas que engordan! Se pueden preparar de muchas formas, en México es muy tradicional la sopa de lenteja complementada con algunas frutas, verduras y carne. Sino, simplemente cocidas y hechas puré son deliciosas. 

Les recuerdo (como lo hago constantemente con mis hijas) que las frutas y verduras son los mejores alimentos, de ellas obtenemos todas las vitaminas y minerales que nuestro cuerpo necesita, y de hecho, no necesitaríamos más azúcar que las que estas delicias nos brindan. Hay tantas y tan variadas que todos encontraremos una que nos encante. Nos leemos pronto.

Subscribe