¡Envíos gratis a toda la República Mexicana!*

0

Tu carrito está vacío

diciembre 28, 2017 2 translation missing: es.blogs.article.read_time

Queridos amigos y lectores de este blog, ésta es nuestra última entrada de este año 2017, la escribimos con gran emoción porque no es una despedida ni alguna cosa parecida, es simplemente un cierre para este año que sin duda fue una montaña rusa de experiencias: buenas y malas. Aunque a veces caemos en ciclos monótonos y hasta desesperantes, es importante recordar eso, que son ciclos, terminarán y darán pauta a otros nuevos. Por eso es tan importante celebrar el año nuevo, el inicio de una nueva vuelta al Sol que puede ayudarnos a romper con los ciclos malos y empezar otros mejores.

Existen muchísimas tradiciones de año nuevo: algunos se ponen calzones amarillos para el dinero o rojos para el amor, algunos salen con maletas de sus casas, otros avientan dinero para atraer la abundancia… las clásicas uvas a la media noche; lo importante es que lo recibamos con alegría, con esperanza. Por ahí me dijeron alguna vez que así como pases la noche de año nuevo será el resto de tu año, si lo pasas triste, tendrás un año lleno de malos sabores de boca, si lo pasas contento, te esperarán muchas alegrías. No sé si esto sea cierto, pero hay que procurar que tanto el primero como el resto de los días del año, sean lo mejor posible, cuando menos las cosas que están en nuestras manos.

Cuando tenemos pequeñines en casa, no nos damos cuenta de la relevancia del paso del tiempo; para los adultos todo va a velocidades más rápidas, todo nos urge y vivimos constantemente acelerados. Cada año es de suma importancia en el crecimiento de nuestros hijos y parte de nuestro trabajo es que los vivan al máximo, sobre todo a partir de los tres o cuatro años, que es cuando comienzan a cobrar más conciencia ellos mismos del tiempo. Por eso aprovechemos esta celebración para transmitirles esa felicidad por el año que inicia.



El año nuevo es una oportunidad para iniciar planes y concluir los pasados. No olvidemos nuestra lista de propósitos y, sobre todo, hay que tratar de cumplirlos. Por eso seamos realistas y no pongamos en nuestra lista cosas que desde antes sabemos que son imposibles. Un ejemplo: tratar de leer un poco más, hacer más ejercicio, intentar que mis hijos sean lo más felices posibles, etcétera.

Aquí en Tubbies les deseamos lo mejor en este año que está por comenzar. De parte de quienes formamos parte de este blog y esta comunidad, nuestro propósito para ustedes es buscar los mejores contenidos y proponer los temas más interesantes y de esta manera atraer más personas a nuestra página. Deseamos que las tinas Tubbies les ayuden a más familias a hacer de la hora del baño uno de los mejores momentos del día y que todos nuestros lectores y amigos inicien cosas nuevas y sensacionales, que sea un gran 2018.

Subscribe