0

Tu carrito está vacío

febrero 25, 2020 4 translation missing: es.blogs.article.read_time

La gratitud es una expresión de apreciación por lo que poseemos y es una de las claves de la felicidad. Tubbies te cuenta por qué es valioso que tus hijos la practiquen y te damos maneras de inculcarla en familia que serán fáciles y muy divertidas. 

La gratitud es un sentimiento espontáneo, se genera desde adentro y es una manifestación pura de bondad, ya que puedes agradecer algo tan palpable como tu chamarra nueva o la habilidad que tienes de respirar. Se dice que cuando agradeces, no tienen cabida sentimientos como la envidia y el dolor, ya que te hace sentir lleno y en paz con lo que tienes. El agradecimiento es tan poderoso, que es una de las más importantes claves de la felicidad.

Lo primero que tienes que hacer para estar agradecido es darte cuenta de tu alrededor y reconocer que eres afortunado. Ser una persona agradecida fortalece tus relaciones con los demás y aunque se cree que es un sentimiento que surge espontáneamente, especialistas afirman que hay maneras de cultivarla y que hacer esto trae consigo muchos beneficios. 

gratitud

¿Por qué agradecer? 

Psicólogos afirman que, con el tiempo, ser una persona agradecida: 

  • Aumenta la felicidad
  • Fomenta la salud física y psicológica, incluso si ya sufres con problemas de salud mental 
  • Disminuye el uso de palabras que expresan emociones negativas
  • Desvía la atención interna de emociones como el resentimiento y la envidia (que es un síntoma de la depresión)

Para los niños...

Es importante porque los vuelve menos mezquinos, los acerca con su realidad y aprenden a apreciar mucho más todo lo que poseen. Es diferente que un niño sepa decir gracias cuando le regalan un suéter, a estar agradecido por el gesto de haber recibido algo más que por el suéter en sí.

La gratitud les enseñará a notar más las pequeñas cosas, a reflexionar en lo que poseen y ser niños más felices. 

 

Enséñales jugando

La gratitud es una reacción tan orgánica de los seres humanos, que practicarla es muy fácil. Usa alguno de estos divertidos juegos y actividades para que tus hijos la practiquen todos los días casi sin darse cuenta. Verás que a la larga va a ser una reacción inmediata en su rutina de todos los días. 

- El juego de la gratitud con M&M´s 

En una hoja apunta el código de color para que tus hijos puedan verlo: 

  • NARANJA - nombra a una persona por la que estás agradecido
  • VERDE - nombra un lugar 
  • AMARILLO - nombra una comida
  • AZUL - algo que empiece con la primera letra de tu nombre por lo que estás agradecido
  • ROJO - nombra una cosa por la que estás agradecido

gratitud

Empiecen a comer los M&M´s y según el color que les toque todos deben nombrar algo de la lista. Así hasta que se terminen. Puedes intercambiar el color AZUL por otras cosas como: algo con la última letra de tu nombre, un animal, una caricatura, etc...

- Notitas de agradecimiento

Cada que tu hijo reciba un regalo en su cumpleaños, después de Navidad, o de festividades en las que recibe obsequios e invitados, tómense un momento para escribir notas de agradecimiento. 

gratitud

¡El cielo es el límite! Háganlas con crayolas, con finger painting, recortes de revistas, collage y mándelas a sus invitados. Esto le demostrará que dar gracias también es divertido, entretenido y hace sentir bien a quien recibe la nota. 

- Que lleven una lista

Un diario de gratitud es una gran manera de practicarla todos los días. Si tus hijos están muy pequeños o no quieres que lo vean como una "tarea" tener que escribir al final del día, puedes implementar una lista. Todos los días después de su hora del baño o antes de dormir pídeles que te den tres cosas que pasaron en el día por las que están agradecidos. Es una gran actividad para reflexionar al final del día y descansar plenos. 

gratitud

Guárdalas en una libreta y después de uno o dos meses lean juntos todo lo que agradecieron ese tiempo. Es un ejercicio muy enriquecedor para toda la familia. ¡Inténtalo! 

- Frasco para empezar conversaciones

Llena un mason jar con recortes de papel en los que hayas escrito un tema específico sobre gratitud para iniciar una conversación y cada quien saque un papelito durante la cena o antes de dormir. Esto va a meter la gratitud en la platica y va a lograr una conversación más fluida. Pueden ser cosas como: 

  • ¿Cómo ayudaste a alguien hoy? 
  • ¿Cuál fue tu parte favorita del día? 
  • ¿Qué talentos tienes por los que te sientes agradecido? 
  • ¿Cuál es tu parte favorita de tu casa? 
  • ¿Qué es algo que te encanta hacer y cómo lo agradeces? 
  • Dime una cualidad en tus hermanos o hermanas por las que estás agradecido.
  • ¿Qué es lo que más disfrutaste de las vacaciones?

gratitud

Y así, hasta que llenes el frasco. Intenta hacerlo una vez a la semana primero y después incorpóralo cada que lo creas necesario. Muchas veces sirve cuando tus peques se pelearon con sus hermanos o cuando están tristes porque tienen que volver a la escuela. 

-Reprograma tu cerebro para ser feliz

¿Sabías que puedes programar a tu cerebro a ser feliz con un sencillo ejercicio? 

No importa que hayas tenido un mal día o que estés triste, verás cómo tu actitud cambia en poco tiempo. Nuestro cerebro es capaz de "reconectarse" a ser feliz si das gracias por tres cosas que tienes todos los días por 21 días seguidos. ¡Inténtalo! Convierte una rutina el agradecer tres pequeñas cosas antes de dormir con tus hijos, tu pareja y toda tu familia. Verás la diferencia en el ambiente y en tu actitud. 

gratitud

¿Te gustaron estos ejercicios? Estamos seguros que los vas a disfrutar tanto como nosotros. En Tubbies siempre estamos comprometidos a darte solo lo mejor para que cuidar, enseñar y bañar a tus peques sea fácil, divertido y muy enriquecedor.  

Por nuestra parte, queremos agradecer tu cariño y la gran comunidad que hemos construido de la mano. Ojalá sigamos creciendo y aprendiendo juntos.


Subscribe